Actividades sobre los sectores economicos para primaria

industria

El sector primario tiende a constituir una porción mayor de la economía en los países en desarrollo que en los países desarrollados. Por ejemplo, en 2018, la agricultura, la silvicultura y la pesca representaron más del 15% del PIB en el África subsahariana[4], pero menos del 1% del PIB en América del Norte[5].

En los países desarrollados, el sector primario se ha vuelto más avanzado tecnológicamente, permitiendo, por ejemplo, la mecanización de la agricultura, en comparación con la recolección y la plantación a mano en los países más pobres[6]. Las economías más desarrolladas pueden invertir capital adicional en los medios de producción primarios: por ejemplo, en el cinturón de maíz de Estados Unidos, las cosechadoras recogen el maíz y los pulverizadores rocían grandes cantidades de insecticidas, herbicidas y fungicidas, produciendo un rendimiento mayor del que es posible utilizando técnicas menos intensivas en capital. Estos avances tecnológicos y las inversiones permiten al sector primario emplear una mano de obra más reducida, por lo que los países desarrollados tienden a tener un porcentaje menor de su mano de obra dedicada a las actividades primarias, y en cambio tienen un porcentaje mayor dedicado a los sectores secundario y terciario[7].

inversión

Sector económicoEn otros idiomas:  FrançaisPara hablar con propiedad de las distintas actividades de un país, los economistas suelen dividir la economía en partes denominadas sectores[1] Hay muchas formas diferentes de dividir la economía en sectores. Por ejemplo, se puede separar la economía en:

Figura 1. Los distintos sectores utilizan diferentes insumos y tienen diferentes productos. El sector primario extrae recursos naturales. El sector secundario transforma esos recursos en productos que un usuario querría comprar. El sector terciario proporciona servicios. [2]

Figura 2. Consumo mundial de energía (EIA), uso actual y previsto de la energía por sectores (las unidades son quads). Obsérvese que el sector industrial es el mayor consumidor de energía y que el uso de energía de los países de la OCDE (ricos) no crece tan rápido como el de los países no pertenecientes a la OCDE[5].

ejemplos de empresas del sector primario

La mayoría de los productos extraídos de las actividades económicas primarias se utilizan en otras industrias donde se convierten en factores de producción. Por ejemplo el algodón en la maquila de ropa, las semillas oleaginosas en la fabricación de pinturas, la madera en la fabricación de muebles, entre otros.

Hace siglos, las actividades primarias eran la principal actividad económica. Por ejemplo, en Estados Unidos de cada veinte trabajadores, diecinueve trabajaban en la agricultura, la pesca, la silvicultura y la minería. Mientras que hoy se necesita menos de uno de cada veinte trabajadores para alimentar a más de 300 millones de estadounidenses y obtener un excedente para exportar.

Gracias a los incrementos en la productividad de la agricultura, ahora somos capaces de producir más alimentos con menos recursos. La comida es mejor y más barata que hace 100 años, ahora gastamos la mayor parte de nuestros ingresos en bienes y servicios como coches, smartphones, universidad, entretenimiento, etc.

En la actualidad, las actividades económicas primarias emplean a casi el 40% de la población activa mundial. Aunque esta participación está en declive y varía según el país. En África, por ejemplo, cerca del 60% de la población activa está empleada en el sector primario y en algunas regiones de Asia el 58%. Mientras que en los países más desarrollados de Europa sólo el 6% y en Estados Unidos y Canadá el 3%.

actividad económica del cuaternario

El sector primario tiende a constituir una porción mayor de la economía en los países en desarrollo que en los países desarrollados. Por ejemplo, en 2018, la agricultura, la silvicultura y la pesca representaban más del 15% del PIB en el África subsahariana[4], pero menos del 1% del PIB en América del Norte[5].

En los países desarrollados, el sector primario se ha vuelto más avanzado tecnológicamente, permitiendo, por ejemplo, la mecanización de la agricultura, en comparación con la recolección y la plantación a mano en los países más pobres[6]. Las economías más desarrolladas pueden invertir capital adicional en los medios de producción primarios: por ejemplo, en el cinturón de maíz de Estados Unidos, las cosechadoras recogen el maíz y los pulverizadores rocían grandes cantidades de insecticidas, herbicidas y fungicidas, produciendo un rendimiento mayor del que es posible utilizando técnicas menos intensivas en capital. Estos avances tecnológicos y las inversiones permiten al sector primario emplear una mano de obra más reducida, por lo que los países desarrollados tienden a tener un porcentaje menor de su mano de obra dedicada a las actividades primarias, y en cambio tienen un porcentaje mayor dedicado a los sectores secundario y terciario[7].