Calidad en una empresa

la empresa sony

La calidad. Es difícil asignar una única definición a una palabra que tiene muchas connotaciones. En su lugar, veamos la calidad como una experiencia.  Hay una vibración en ella. Es palpable. La calidad, en sus estados más altos y más bajos, se siente desde el momento en que la experimentamos.

Dentro de una organización, la calidad es una decisión, un motor que guía a las personas para que aprovechen los procesos con el fin de mejorar ellos mismos y la organización que representan.  La calidad es el resultado de una mentalidad -una norma- con la que opera cada parte. La calidad no debe confundirse con los procesos. Si bien es cierto que los marcos y procedimientos definidos son primordiales para el control de la calidad, la calidad es más que operaciones.

Como director general de una empresa de software de sistemas de gestión de la calidad diseñada específicamente para el sector de los dispositivos médicos, debería ser fácil ver por qué estoy comprometido con la mejora de la calidad de nuestro software y de las personas que le dan vida. Los usuarios finales no son sólo los ingenieros de calidad que utilizan nuestro sistema, sino también los pacientes que reciben los dispositivos médicos desarrollados con nuestro software de sistemas de calidad. En el sector de los dispositivos médicos, los productos de alta calidad pueden marcar literalmente la diferencia entre la vida y la muerte. La calidad no puede ser un subproducto de nuestro trabajo; nuestro trabajo debe centrarse en nuestra exigencia de alta calidad.

5 definiciones de calidad

En el ámbito de la empresa, la ingeniería y la fabricación, la calidad -o la alta calidad- tiene una interpretación pragmática como la no inferioridad o superioridad de algo; también se define como la adecuación a su finalidad (fitness for purpose) y la satisfacción de las expectativas del cliente. La calidad es un atributo perceptivo, condicional y en cierto modo subjetivo, y puede ser entendida de forma diferente por distintas personas[1][2] Los consumidores pueden centrarse en la calidad de las especificaciones de un producto/servicio, o en su comparación con los competidores en el mercado. Los productores pueden medir la calidad de conformidad, o el grado en que el producto/servicio se ha producido correctamente. El personal de apoyo puede medir la calidad en el grado en que un producto es fiable, mantenible o sostenible.

Hay muchos aspectos de la calidad en un contexto empresarial, aunque el principal es la idea de que la empresa produce algo, ya sea un bien físico o un servicio concreto. Estos bienes y/o servicios y la forma en que se producen implican muchos tipos de procesos, procedimientos, equipos, personal e inversiones, que se engloban en el ámbito de la calidad. Los aspectos clave de la calidad y su difusión en la empresa se basan en el concepto de gestión de la calidad:[1][2]

procter & gamble

El control de calidad (CC) es un proceso mediante el cual una empresa trata de garantizar el mantenimiento o la mejora de la calidad del producto. El control de calidad requiere que la empresa cree un entorno en el que tanto la dirección como los empleados se esfuercen por alcanzar la perfección. Esto se hace formando al personal, creando puntos de referencia para la calidad del producto y probando los productos para comprobar si hay variaciones estadísticamente significativas.

Un aspecto importante del control de calidad es el establecimiento de controles bien definidos. Estos controles ayudan a normalizar tanto la producción como las reacciones a los problemas de calidad. Limitar el margen de error especificando qué actividades de producción deben ser realizadas por qué personal reduce la posibilidad de que los empleados participen en tareas para las que no tienen la formación adecuada.

El control de calidad implica probar las unidades y determinar si están dentro de las especificaciones del producto final. El propósito de las pruebas es determinar cualquier necesidad de acciones correctivas en el proceso de fabricación. Un buen control de calidad ayuda a las empresas a satisfacer la demanda de los consumidores de mejores productos.

la importancia de la calidad en la empresa

Cualquier organización utiliza un sistema de gestión para determinar las necesidades de cada parte interesada, transformar estas necesidades en requisitos internos, proporcionar los recursos necesarios para cumplir todos los requisitos y revisar los resultados. (Véase la imagen de abajo).

¿Qué es lo importante aquí? Sea cual sea el tamaño de la organización, sea cual sea su campo de actividad, cualquier organización necesita gestionar los procesos internos para obtener el producto o servicio solicitado por los clientes y cumplir los objetivos establecidos. Cada organización es única y tiene su propia identidad y estructura, por lo que cada organización debe desarrollar su propio Sistema de Gestión para que pueda ser utilizado y mejorado continuamente.

Por lo tanto, para tener un sistema de gestión, cada organización debe definir claramente sus propias actividades y procesos internos, y estos procesos internos deben mejorarse continuamente, basándose en el análisis de los resultados.

Podemos definir el término «calidad» de muchas maneras, pero la familia de normas ISO da una definición muy concisa «calidad: el grado en que un conjunto de características inherentes cumple los requisitos». (ISO 9000:2005 – 3.1.1).