Como calcular el costo variable

Coste de los productos vendidos

El coste es uno de los factores más significativos para determinar el éxito al dirigir un negocio. Si quiere que su negocio sea rentable, entender los costes variables es un componente clave para garantizarlo.

Sin embargo, los costes variables pueden ser a veces demasiado abstractos para que la gente los entienda a primera vista, especialmente si son nuevos en sus esfuerzos empresariales. También puede ser complicado para los profesionales experimentados de los negocios, así que no te frustres si todavía no has hecho clic.

Los costes variables se definen como los gastos incurridos para crear o entregar cada unidad de producción. Esto significa que los costes variables cambian dependiendo de varias cosas, incluyendo, pero no limitado a, los bienes, servicios u otros productos. Su coste variable total es igual al número de unidades producidas multiplicado por el coste variable por unidad.

Estos costes dependen totalmente del volumen de producción de la organización y variarán en función de la cantidad que la empresa pueda producir. Así, si la empresa produce más o menos, el coste aumentará o disminuirá proporcionalmente. Por ejemplo, Uber paga a sus conductores por cada viaje que realizan. Este es un coste variable y el principal gasto de la empresa.

Ejemplos de costes variables

En pocas palabras, todo se reduce al hecho de que cuanto más se vende, más dinero hay que gastar. Esto incluye las campañas de marketing y ventas para llegar a más clientes, los costes de producción de más bienes y el tiempo y el dinero necesarios para el desarrollo de nuevos productos.

Conocido como coste variable, este ratio ventas/gastos es algo que todo empresario debería entender, pero los listados de consejos y planes de acción online suelen dar por sentado que los lectores tienen un conocimiento intrínseco de este concepto en lugar de ofrecer una definición práctica.

Los costes variables son la suma de toda la mano de obra y los materiales necesarios para producir una unidad de su producto. Su coste variable total es igual al coste variable por unidad, multiplicado por el número de unidades producidas. El coste variable medio es igual al coste variable total dividido por el número de unidades producidas.

El coste variable por unidad es la cantidad de mano de obra, materiales y otros recursos necesarios para producir su producto. Por ejemplo, si su empresa vende juegos de cuchillos de cocina por 300 dólares, pero cada juego requiere 200 dólares para crear, probar, empaquetar y comercializar, su coste variable por unidad es de 200 dólares.

Cómo calcular el coste fijo

Un coste variable es un gasto corporativo que cambia en proporción a la cantidad que una empresa produce o vende. Los costes variables aumentan o disminuyen en función del volumen de producción o de ventas de una empresa: aumentan cuando la producción aumenta y disminuyen cuando la producción disminuye.

Ejemplos de costes variables son los costes de las materias primas y el embalaje de una empresa manufacturera, o las comisiones por transacciones con tarjeta de crédito o los gastos de envío de una empresa minorista, que aumentan o disminuyen con las ventas. Un coste variable puede contrastarse con un coste fijo.

Los gastos totales de cualquier empresa están compuestos por costes variables y fijos. Los costes variables dependen de la producción o de las ventas. El coste variable de producción es una cantidad constante por unidad producida. A medida que aumenta el volumen de producción y el rendimiento, los costes variables también aumentan. Por el contrario, cuando se producen menos productos, los costes variables asociados a la producción disminuirán en consecuencia.

Ejemplos de costes fijos son el alquiler, los salarios de los empleados, los seguros y el material de oficina. Una empresa debe seguir pagando el alquiler por el espacio que ocupa para llevar a cabo sus operaciones comerciales, independientemente del volumen de productos fabricados y vendidos. Si una empresa aumenta la producción o la disminuye, el alquiler seguirá siendo exactamente el mismo. Aunque los costes fijos pueden cambiar a lo largo de un periodo de tiempo, el cambio no estará relacionado con la producción y, por tanto, los costes fijos se consideran costes a largo plazo.

Cómo calcular el coste fijo y el coste variable

Este artículo ha sido redactado por Madison Boehm. Madison Boehm es asesora de empresas y cofundadora de Jaxson Maximus, un salón de belleza para hombres y confección a medida con sede en el sur de Florida. Está especializada en desarrollo empresarial, operaciones y finanzas. Además, tiene experiencia en los sectores de la peluquería, la ropa y el comercio minorista. Madison es licenciada en Empresariales y Marketing por la Universidad de Houston.

Los costes asociados a una operación empresarial pueden clasificarse a grandes rasgos en dos categorías: variables y fijos. Los costes variables son los que fluctúan con el volumen de producción, mientras que los costes fijos permanecen constantes. Aprender a clasificar los costes es el primer paso para gestionarlos y mejorar la eficiencia de su empresa. Saber calcular los costes variables le ayudará a reducir los costes incurridos por unidad de producción, haciendo que su negocio sea más rentable.

Este artículo ha sido redactado por Madison Boehm. Madison Boehm es asesora de empresas y cofundadora de Jaxson Maximus, un salón de belleza para hombres y confección a medida con sede en el sur de Florida. Está especializada en desarrollo empresarial, operaciones y finanzas. Además, tiene experiencia en los sectores de la peluquería, la ropa y el comercio minorista. Madison es licenciada en Empresariales y Marketing por la Universidad de Houston. Este artículo ha sido visto 1.081.336 veces.