Como crear un sindicato en españa

Ccoo españa

La Constitución española otorga a los sindicatos la facultad de promover y defender los intereses económicos de los trabajadores. También les faculta para representar a los trabajadores en la negociación colectiva y para participar en los pasos preliminares de conciliación obligatoria, antes de que los conflictos puedan presentarse a los organismos de conciliación gubernamentales.

La libertad de asociación y representación incluye los siguientes derechos: Derecho a asociarse libremente a cualquiera de los sindicatos (se trata de un derecho, no de una obligación); Derecho a constituir sindicatos sin autorización previa (tanto a nivel nacional como internacional); Derecho a elegir a los representantes de los trabajadores; Derecho a participar en las actividades sindicales; Derecho a mantener en privado las preferencias de asociación y a no comunicarlas al empresario.

Existen dos tipos de representación de los trabajadores: los delegados individuales y los comités de empresa. Los delegados individuales representan a los trabajadores en empresas o centros de trabajo que tengan hasta cincuenta (50) trabajadores. Cuando la empresa o el centro de trabajo tenga más de cincuenta (50) trabajadores, los trabajadores designarán un comité de empresa.

Comité de empresa españa

Un estudio de la Confederación Sindical de CCOO ofrece una visión detallada de la representación sindical y de la participación de los trabajadores en las elecciones sindicales en España y constata que el sistema de representación sindical español sigue un modelo de «audiencia», es decir, se basa más en la representatividad electoral que en la afiliación.

En junio de 2015 se publicó uno de los estudios más completos y detallados sobre la representación sindical en España (en español, 7 MB PDF). Basado en datos de 2003 a 2012, también analiza en detalle la participación de los trabajadores en las elecciones de sus representantes. El estudio ha sido realizado por la Fundación 1º de Mayo, filial de la confederación sindical CCOO.

La representación sindical en Europa es una mezcla de dos factores: «presencia» (afiliación o membresía) y «audiencia» (representatividad electoral).  Varía según el modelo sindical o el sistema de relaciones laborales de cada país. Según los datos de la Encuesta Europea de Empresas de 2013, la mayor proporción de trabajadores con representación se da en los países nórdicos (países con un alto nivel de afiliación sindical), seguidos de Europa central (países con un nivel medio de afiliación sindical y un alto nivel de representación a través de los comités de empresa), los países liberales (nivel medio de afiliación sindical) y, por último, los países del sur de Europa (con bajas tasas de afiliación sindical pero un alto nivel de representación a nivel de centro de trabajo).

Cebolla española

Acerca dePaís: EspañaAutor: Juan Arasanz DíazInstitución: Descargo de responsabilidad: Esta información se pone a disposición del público como un servicio, pero no ha sido editada por la Fundación Europea para la Mejora de las Condiciones de Vida y de Trabajo. El contenido es responsabilidad de los autores.

El sistema de relaciones laborales español otorga a los sindicatos una influencia mayor de lo que sugieren sus índices de afiliación, que son de los más bajos de Europa. Las estrategias destinadas a aumentar la afiliación entre nuevos grupos de trabajadores se ven limitadas por la falta de incentivos para la afiliación y una situación laboral inestable. Los sindicatos han tratado de reforzar su papel institucional asumiendo nuevas funciones dentro del diálogo social y la negociación colectiva.

La fuente más utilizada para estimar y caracterizar la afiliación sindical en España es la Encuesta de Calidad de Vida en el Trabajo que realiza el Ministerio de Trabajo e Inmigración (MTIN) desde 1999 (Tabla 1).

Ugt españa

Los últimos informes son suficientes para llevar a las cúpulas de los grandes sindicatos españoles al borde de un ataque de nervios. La información disponible dice que la afiliación sindical en España está en un mínimo de cuatro décadas y es una de las más bajas de Europa.

La primera consecuencia de esta baja representatividad es que los sindicatos en España han perdido casi toda su relevancia pública y social. Sus marchas y manifestaciones son seguidas por muy poca gente, tan poca que a veces es evidente que ni siquiera asiste su grupo clave de dirigentes y delegados.

No es de extrañar que en los últimos años los dirigentes sindicales, muy presentes en el debate público hace diez años, den la impresión de haberse retirado de la escena. Hacen muy pocos comentarios o toman posiciones y éstas apenas se recogen en la prensa. Por ejemplo, la mayoría de la gente no sería capaz de decir el nombre del actual secretario de la UGT. ¿Se imaginan que eso ocurriera con dirigentes históricos como Marcelino Camacho o Nicolás Redondo?