Como gestionar un almacen

Cómo gestionar las existencias en el almacén

El stock inmóvil no es un activo: cuanto más tiempo permanece en su almacén, más le cuesta a su empresa. Analizar de forma crítica la forma en que gestiona el inventario en su almacén puede ayudarle a suavizar el proceso, mejorar la eficiencia y mejorar el flujo de sus mercados actuales y acortar su tiempo de comercialización.

En resumen, sus métodos de gestión del inventario podrían estar costándole dinero. Optimizar y agilizar el flujo de productos que entran y salen de su almacén le proporciona una multitud de ventajas de ahorro:

Utilizar la tecnología adecuada para analizar su proceso y los datos correctos para evaluar el rendimiento es absolutamente fundamental. No se puede analizar un almacén basándose en datos deficientes, información incorrecta e informes obsoletos. Asegúrese de que sus comunicaciones y la captación de datos están en su punto.

He aquí ocho formas probadas de garantizar un movimiento coherente de las existencias en las principales áreas de su proceso de gestión de inventarios, sin la variabilidad de la cadena de suministro que carcome sus resultados.

Optimice su proceso de recepción para asegurarse de que los errores pueden ser -y son- reducidos, minimizando el impacto en el control de su inventario. Refuerce la forma de recibir, la documentación que utiliza y la forma de etiquetar y registrar el inventario a su llegada.

Excelencia en los almacenes

Cualquier empresa que almacene artículos en un almacén sabe que una gestión eficaz es la diferencia entre cumplir con los pedidos de los clientes de forma rápida y precisa, manteniendo los costes bajos, frente a las quejas por retrasos o inexactitudes en los envíos y el aumento de los costes operativos.

La gestión de almacenes abarca los principios y procesos que intervienen en el funcionamiento diario de un almacén. En un nivel alto, esto incluye la recepción y organización del espacio del almacén, la programación de la mano de obra, la gestión del inventario y el cumplimiento de los pedidos. Si nos acercamos más, veremos que una gestión eficaz del almacén implica la optimización e integración de cada uno de estos procesos para garantizar que todos los aspectos de las operaciones de un almacén funcionen conjuntamente para aumentar la productividad y mantener los costes bajos.

Las operaciones de almacén suelen ser invisibles para los clientes, pero desempeñan un papel vital entre bastidores para garantizar la entrega a tiempo. Para lograr este objetivo, una buena gestión de almacenes garantiza que todos los procesos del almacén funcionen con la mayor eficacia y precisión posibles. Por ejemplo, la gestión del almacén implica optimizar el uso del espacio del almacén para maximizar el almacenamiento del inventario; hacer que el inventario sea fácil de encontrar para el personal; garantizar una dotación de personal adecuada; cumplir eficazmente los pedidos; y coordinar la comunicación con los proveedores y las empresas de transporte para que los materiales lleguen y los pedidos se envíen a tiempo.

Cómo gestionar un equipo de almacén

Gestionar un almacén no es fácil y requiere una cantidad considerable de trabajo y esfuerzo. Sin embargo, puede resultar mucho más fácil si se toma el tiempo de estudiar estos siete consejos para una gestión eficaz del almacén. Le resultará mucho más fácil entender cómo mantener su almacén bajo un control adecuado.

Uno de los elementos que no puede dejarse para el final es la planificación de la distribución del espacio de su almacén. Debe asegurarse de que facilita el acceso a los artículos más populares y más vendidos y de que dispone de mucho espacio para sus empleados.

Si utiliza carritos, carretillas elevadoras u otras máquinas para ayudar a alcanzar y recuperar los artículos, debe haber espacio suficiente para que funcionen de forma eficiente y segura en el almacén. Debe haber un espacio para todo lo que se necesita, y todo lo que no se necesita en el almacén debe ser eliminado.

También querrá planificar de manera que sea fácil hacer el inventario si es necesario. Aunque disponga de un sistema de gestión de almacenes (SGA) que le ayude a hacer un seguimiento de su inventario, del que hablaremos más adelante, es posible que también tenga que hacer recuentos manuales en alguna ocasión. Debe ser fácil para sus empleados hacerlo.

Ejemplo de gestión de almacenes

La gestión de almacenes es el proceso, el control y la optimización de las operaciones de almacén, desde la entrada del inventario en un almacén -o en varios almacenes- hasta el traslado, la venta o el consumo de los artículos.

Nada de esto es bueno para el negocio. Si las operaciones del almacén no están en orden, resulta casi imposible atender a los clientes, a los proveedores y a su propia organización. La gestión inteligente de almacenes, en particular el software de gestión de almacenes (WMS) adecuado, le permite hacer más trabajando menos.

Al ahorrar tiempo, dinero y energía, puede reinvertir estos recursos en impulsar el crecimiento de su negocio. A lo largo de esta guía, examinaremos detenidamente todo lo que conlleva una gestión eficaz del almacén. Sin embargo, antes de adelantarnos, vamos a explicar primero algunos de los aspectos básicos.

La gestión del inventario se centra únicamente en los artículos que se guardan en un almacén. Como parte de su cadena de suministro, la gestión de inventarios incluye aspectos como el control y la supervisión de las compras -tanto de proveedores como de clientes-, el mantenimiento del almacenamiento de las existencias, el control de la cantidad de productos para la venta y el cumplimiento de los pedidos.