Como vender un producto por telefono

Cómo se llama la venta por teléfono

He aquí una plantilla probada y de eficacia demostrada para iniciar una conversación que los compradores consideren interesante. Le dedicarán más tiempo si sigue esta plantilla, desarrollada por People First Productivity Solutions (PFPS). Incluye seis partes.

Agradezca al comprador que haya atendido su llamada. No te disculpes ni minimices con afirmaciones como «Sé que estás ocupado». Estas sugieren que ni siquiera usted ve el valor de hablar más con usted. En su lugar, diga simplemente «Gracias por atender mi llamada». Esto activa la ley de la reciprocidad: todos queremos dar algo a cambio cuando recibimos algo. Usted ha dado aprecio, y el comprador le corresponderá con un poco más de tiempo para escuchar lo que tiene que decir.

La tuya, no la de la empresa. Y, desde luego, no la del producto. Explique brevemente por qué el cliente potencial debería hablar con usted y no con otros vendedores. No recite todo su currículum. Elija una razón que sea relevante para este comprador. Sería algo como «He ayudado a docenas de equipos de ventas a alcanzar y superar sus objetivos».

El proceso de venta por teléfono se llama

Aun así, el teléfono es una de las mejores formas de conectar con los clientes potenciales. A diferencia del correo electrónico, los chats o los mensajes de texto, una llamada telefónica le permite responder rápidamente a las preguntas y resolver los problemas con mayor rapidez, dos aspectos cruciales para cerrar acuerdos.

Tanto si hace una llamada en frío para generar clientes potenciales como si se conecta con un cliente potencial ya comprobado que está casi listo para comprar, la preparación es clave para cerrar un trato. La regla de oro para el éxito de un negocio es: 80% de preparación y 20% de venta.

Parte de la razón por la que las llamadas en frío fracasan es porque los vendedores intentan forzar un enfoque único para clientes potenciales con necesidades muy diferentes. Utilizan guiones completamente genéricos y esperan que la otra persona pique.

Empieza con una evaluación del sitio web de la empresa. Averigüe quién está a cargo, cuánto tiempo lleva en el negocio y cómo podrían utilizar los productos o servicios que usted ofrece. En resumen, conozca a su público.

Supongamos que vas a ponerte en contacto con una empresa de tu lista de posibles clientes, pero todavía estás determinando quién puede ser el responsable de la toma de decisiones. El primer lugar en el que querrías buscar es en el sitio web de la empresa, en la página del perfil del equipo:

Confianza en la venta telefónica

Las ventas telefónicas tienen una ventaja sobre otras interacciones, ya que se producen en tiempo real, a diferencia de la mensajería digital, y dependen menos de una conexión estable a Internet que el vídeo. Y lo que es más importante, el 57% de los compradores de alto nivel y el 47% de los directivos prefieren que se les contacte por teléfono, según RAIN Group.

Según un estudio realizado por CallHippo, la hora óptima para una llamada en frío es entre las 16:00 y las 17:00 horas (en la región de su cliente potencial) de un miércoles o un jueves. Aunque no pueda concentrar todas sus llamadas en frío en dos horas a la semana, debería aprovechar esas horas siempre que sea posible.

Es menos probable que los clientes vean su llamada como una interrupción una vez que están en modo de relajación al final de la jornada laboral. Además, a mediados de la semana, no sólo han tenido la oportunidad de ponerse al día en su lista de tareas, sino que todavía no están preparados para empezar a cerrar las cosas para el fin de semana.

Aunque puede ser necesario realizar varias llamadas para llegar a un cliente potencial, los estudios de Rain Sales Training sugieren que el 71% de los compradores quieren escuchar a los vendedores en la primera parte del proceso de compra porque es cuando buscan nuevas formas de obtener mejores resultados.2. Establezca un objetivo de llamadas

Técnicas de venta telefónica que cierran

A menudo nos sacaban al azar del teléfono para realizar sesiones rápidas de formación, y cada sesión me daba más confianza y creencia en las habilidades que había aprendido. Esto me permitió comprender plenamente que era capaz de hacer carrera en las ventas.

Me convertí en un experto porque, día tras día, vivía y respiraba las tareas que me harían triunfar. Mientras las horas pasaban en mi escritorio, me concentraba cada minuto en encontrar formas de mejorar, ya fuera leyendo un artículo de una revista, un libro positivo de no ficción o un guión de un colega.

A pesar de lo difícil que puede ser recibir comentarios de personas con cargos superiores al mío, realmente me ayudó a convertirme en una mejor persona. Desarrollé una piel más gruesa, y también demostré a los que me rodean que, efectivamente, podía ser moldeada en una versión de mí misma que nunca creí posible.

La positividad nunca le cuesta a alguien un trato. En los peores momentos de la venta por teléfono, mi actitud es lo que ha cerrado tratos, ha convencido a la gente de que no se deje engañar y, en última instancia, ha hecho que más gente me compre que no.