Comunicacion en una empresa

Comunicación no verbal

En la preparación de mi curso de otoño Comunicación para profesionales, he estado pensando cada vez más en los diferentes tipos de comunicación. En años anteriores, he descrito cuatro tipos de comunicación, pero creo que en realidad hay cinco tipos de comunicación: verbal, no verbal, escrita, auditiva y visual.

Lo que hacemos mientras hablamos suele decir más que las propias palabras. La comunicación no verbal incluye las expresiones faciales, la postura, el contacto visual, los movimientos de las manos y el tacto. Por ejemplo, si estás manteniendo una conversación con tu jefe sobre tu idea de ahorro, es importante que prestes atención tanto a sus palabras como a su comunicación no verbal. Puede que tu jefe esté de acuerdo con tu idea verbalmente, pero sus señales no verbales: evitar el contacto visual, suspirar, tener la cara fruncida, etc. indican algo diferente.

El acto de escuchar no suele figurar en la lista de tipos de comunicación. Sin embargo, la escucha activa es quizá uno de los tipos de comunicación más importantes, porque si no podemos escuchar a la persona que tenemos enfrente, no podemos relacionarnos con ella de forma eficaz. Piensa en una negociación: parte del proceso consiste en evaluar lo que quiere y necesita la oposición. Si no se escucha, es imposible evaluarlo, lo que dificulta la consecución de un resultado ganador.

Escribir

La forma de comunicarnos con los demás es algo tan habitual en nosotros que rara vez nos detenemos a pensar en ello. Esto se traslada también a la comunicación empresarial. Las organizaciones, después de todo, no son entidades sin rostro, sino grupos de personas reales.

Y una vez que la comunicación se vuelve poco clara, los sistemas centrales de la empresa corren el riesgo de desmoronarse. Los datos muestran que el 60% de los profesionales de la comunicación interna no miden las comunicaciones internas. Entre las posibles razones está el no saber por dónde empezar, los siguientes pasos o cómo calcular el retorno de la inversión.

La comunicación escrita es excelente para mantener un rastro de papel de las decisiones y acciones realizadas, así como para elaborar estrategias y planes en marcha. Las interacciones verbales permiten la generación instantánea de ideas y un flujo más abierto de pensamientos.

Algunas empresas tienen una sola oficina. Otras tienen oficinas en varias zonas horarias. Otras son totalmente remotas y no tienen una ubicación física (Buffer y Zapier son grandes ejemplos de empresas independientes de la ubicación). Estos son los métodos de comunicación empresarial aplicables a algunos o todos los escenarios anteriores:

Comunicación no verbal

La comunicación interna es importante para que cualquier organización funcione eficazmente. Los empleados deben sentir que pueden comunicarse fácilmente con los miembros de su equipo, así como con la alta dirección, porque esto contribuye a la productividad y a los resultados generales. La siguiente lista incluye pasos prácticos para mejorar la comunicación interna:

Cada organización tiene su propio conjunto de conocimientos internos, o información «pegajosa», que todos los empleados llegan a comprender. Puede llevar tiempo aprender cómo hace las cosas la empresa, desde el protocolo para preparar los documentos de cara al cliente hasta otros tipos de buenas prácticas. Ayude a los empleados a aprender esta información más rápidamente incluyéndola como parte de la formación y creando documentos internos que sirvan de referencia.

Tómese el tiempo necesario para explicar los valores y la misión de la empresa, ya sea como parte de la formación corporativa o como recordatorio periódico a los empleados. Cuando los empleados entiendan de forma unificada los objetivos de la empresa, podrán comunicarse entre sí de forma más eficaz para alcanzarlos.

Notas sobre la comunicación empresarial

La comunicación interna es importante para que cualquier organización funcione eficazmente. Los empleados deben sentir que pueden comunicarse fácilmente con los miembros de su equipo, así como con la alta dirección, porque esto contribuye a la productividad y a los resultados generales. La siguiente lista incluye pasos prácticos para mejorar la comunicación interna:

Cada organización tiene su propio conjunto de conocimientos internos, o información «pegajosa», que todos los empleados llegan a comprender. Puede llevar tiempo aprender cómo hace las cosas la empresa, desde el protocolo para preparar los documentos de cara al cliente hasta otros tipos de buenas prácticas. Ayude a los empleados a aprender esta información más rápidamente incluyéndola como parte de la formación y creando documentos internos que sirvan de referencia.

Tómese el tiempo necesario para explicar los valores y la misión de la empresa, ya sea como parte de la formación corporativa o como recordatorio periódico a los empleados. Cuando los empleados entiendan de forma unificada los objetivos de la empresa, podrán comunicarse entre sí de forma más eficaz para alcanzarlos.