Control de calidad de una empresa

Correctivo y preventivo

Ofrecer productos o servicios de calidad es crucial para todas las empresas. Tanto si se trata de una pequeña, mediana o gran empresa, los productos de calidad constante son una excelente manera de mantener la satisfacción y la fidelidad de los clientes. Esto también significa que hay menos riesgos para los clientes y que se reducen los costes de sustitución o reparación de los productos defectuosos.

Una empresa que ofrece calidad genera confianza, buena reputación y reconocimiento por parte de los clientes, así como de los organismos reguladores. Además de los clientes fieles que repiten, los buenos productos permiten a la organización ganar más clientes a través de referencias, lo que significa que gastan menos en publicidad de sus servicios.

El control de calidad va más allá de los productos y servicios reales. Porque para que una empresa los ofrezca, sus procesos de trabajo deben estar bien organizados, coordinados y ejecutados con eficacia. Al integrar el control de calidad en la gestión y los procesos de trabajo, la organización es capaz de obtener la máxima productividad a un coste y tiempo razonables.

En una industria competitiva y de gran intensidad de capital como la del petróleo y el gas, el control de calidad es fundamental. Además de proporcionar productos fiables, también mejora la eficiencia, la seguridad y la responsabilidad social de la empresa. Sin controles, el colapso de la infraestructura o la inobservancia de estrictas prácticas de seguridad pueden provocar incendios, fugas y otros problemas relacionados con el petróleo que suponen pérdidas de dinero para la empresa, así como daños al medio ambiente. Además, los fallos debidos a la falta de mantenimiento o a la negligencia pueden provocar la pérdida de vidas, lesiones graves o consecuencias para la salud.

Manual de calidad

El control de calidad (CC) es un conjunto de acciones llevadas a cabo para determinar la eficacia de un servicio realizado o un producto fabricado. Se sigue un conjunto de directrices definidas para garantizar que un servicio o producto se ajusta al nivel de calidad deseado para satisfacer las necesidades del cliente. El proceso de control de calidad se basa en un equipo de trabajadores que comprueba y examina minuciosamente el funcionamiento, la utilidad, la seguridad y la fiabilidad de un determinado servicio o producto.

Una empresa que se basa en el control de calidad suele emplear a un equipo interno o externo de trabajadores para anular un servicio prestado o probar a fondo un número determinado de productos. Este tipo de trabajo se realiza de forma aleatoria, con uno o más productos seleccionados individualmente por el equipo para su inspección. En caso de que el servicio o el producto no cumplan las normas especificadas por la empresa, el equipo de control de calidad suele tener la capacidad de detener la producción hasta que se haya completado una investigación completa y se hayan rectificado los problemas. Si se detecta un fallo grave, es posible que la producción o el servicio se suspendan de forma permanente hasta que se realicen cambios importantes.

Sistema de gestión de la calidad

La calidad es el alma de una empresa de éxito. En la época actual, en la que los consumidores están muy concienciados e informados sobre las últimas innovaciones y tecnologías, una empresa que no tenga un producto o servicio de calidad seguramente se encontrará con problemas. En este contexto, el control de calidad garantiza que la calidad del producto se mantenga o mejore. Necesitamos el control de calidad para ver el «éxito sostenido» en los negocios.

Dependiendo del producto y de la industria, el método de control de calidad puede consistir en probar las unidades, los procesos y los productos acabados para ver si cumplen los criterios requeridos. El control de calidad reduce el coste de producción al disminuir el despilfarro de recursos y optimizar la capacidad de producción.

El control de calidad del software es una función o un conjunto de procedimientos que comprueban si un software cumple los objetivos de calidad y es «apto para ser utilizado» por el cliente. Comprueba tanto los requisitos funcionales como los no funcionales, como la facilidad de uso, la compatibilidad y el rendimiento.

Verificación y validación: Garantizan que un sistema de software satisface las necesidades del usuario. La verificación nos ayuda a garantizar que estamos construyendo el producto de forma correcta. Mientras que la validación ayuda a garantizar que estamos construyendo el producto correcto.

Control de calidad en la fabricación

El control de calidad (CC) es un proceso mediante el cual una empresa trata de garantizar el mantenimiento o la mejora de la calidad del producto. El control de calidad requiere que la empresa cree un entorno en el que tanto la dirección como los empleados se esfuercen por alcanzar la perfección. Esto se hace formando al personal, creando puntos de referencia para la calidad del producto y probando los productos para comprobar si hay variaciones estadísticamente significativas.

Un aspecto importante del control de calidad es el establecimiento de controles bien definidos. Estos controles ayudan a normalizar tanto la producción como las reacciones a los problemas de calidad. Limitar el margen de error especificando qué actividades de producción deben ser realizadas por qué personal reduce la posibilidad de que los empleados participen en tareas para las que no tienen la formación adecuada.

El control de calidad implica probar las unidades y determinar si están dentro de las especificaciones del producto final. El propósito de las pruebas es determinar cualquier necesidad de acciones correctivas en el proceso de fabricación. Un buen control de calidad ayuda a las empresas a satisfacer la demanda de los consumidores de mejores productos.