Cuantos uniformes se debe dar empleado

Plantilla de la política de uniformes de la empresa

Aunque no todas las empresas requieren uniformes, las compañías con funciones de cara al cliente suelen optar por implementarlos. Los uniformes pueden hacer que un grupo de empleados se vea como un verdadero equipo, crear consistencia de marca y transmitir confianza y fiabilidad a los clientes. Esto es lo que los empresarios deben saber si están pensando en implantar una política de uniformes para su personal.

Un uniforme se refiere a las prendas específicas que deben llevarse en el lugar de trabajo. La ropa de uniforme suele llevar el nombre o el logotipo de la organización, lo que designa a la persona que lo lleva como empleado de esa empresa concreta. Los empleadores suelen cubrir o reembolsar las compras de uniformes.

Los uniformes son distintos de los códigos de vestimenta. Mientras que las empresas con códigos de vestimenta proporcionan directrices sobre los tipos de prendas que los empleados deben llevar en el trabajo, no exigen artículos o marcas específicas. Las empresas con códigos de vestimenta tampoco están obligadas a reembolsar a los empleados sus compras.

Los uniformes se implantan habitualmente en el sector de los servicios, así como en determinadas funciones de guardería y servicios públicos. Sin embargo, los uniformes no se limitan a estos sectores y pueden aplicarse en muchas funciones, principalmente de cara al cliente.

Ejemplos de códigos de vestimenta

No se deje engañar cuando proporcione a su personal el uniforme de trabajo. Existen directrices políticas que debe seguir en relación con la presentación de informes, la Seguridad Social y los impuestos para evitar contravenir cualquier normativa gubernamental.

Los empleados pueden solicitar una desgravación fiscal por tener que lavar y mantener su uniforme obligatorio emitido por la empresa. Los empleadores deben pagar cualquier forma de equipo o ropa de protección personal para completar una tarea de trabajo de forma segura, incluida la protección contra las inclemencias del tiempo (incluido el sol prolongado y las condiciones invernales).

El hecho de que pida a su personal que lleve una camiseta y unos pantalones de un color determinado no lo convierte en un uniforme de trabajo. Si hay una característica de marca integral y «el empleado sería fácilmente reconocible como que lleva un uniforme por la persona en la calle», como se cita en el sitio web de HMRC.gov.uk, entonces puede ser clasificado como un uniforme a efectos de información.

Si entrega al personal unos polos de marca y les pide que lleven pantalones de chándal azules o negros a juego, los polos se clasifican como uniforme y pueden deducirse, pero los pantalones de chándal comprados por el empleado no lo son y no pueden deducirse.

Ejemplos de política de vestimenta inclusiva

Usted quiere que sus empleados luzcan lo mejor posible, pero también necesita que estén cómodos. Un empleado que no se sienta cómodo con su uniforme, por muy elegante que parezca, no le dará el 100%. Del mismo modo, ni siquiera un empleado que se sienta cómodo estará contento con una ropa que no esté a la moda y le resulte embarazosa.Elegir el uniforme adecuado

La ropa que llevan quienes desempeñan funciones muy activas debe ser muy diferente de la que llevan, por ejemplo, los recepcionistas. En algunas funciones, es esencial que el uniforme sea resistente y flexible. En otras funciones, una de las máximas prioridades es dar una buena impresión.El uniforme también debe ser seguro. Del mismo modo que no harías que alguien llevara una corbata alrededor de la maquinaria de una fábrica, no deberías dejar que alguien llevara tacones altos en una superficie resbaladiza, o en un trabajo en el que esté caminando todo el día. Sea cual sea tu elección, tus empleados deben estar de acuerdo. Si un uniforme funciona bien pero tiene un aspecto horrible, su personal no estará totalmente comprometido con él.

A mediados de la década de 2010, el tradicional casco de policía se fue sustituyendo por una gorra de pico más elegante. El icónico casco se consideraba poco práctico para el trabajo policial de hoy en día, y se describía como una opción «engorrosa» que podía provocar problemas de cuello y espalda. Los empleados de las fuerzas policiales no son los únicos que reciben nuevos uniformes más prácticos. Mientras que los uniformes de los restaurantes de comida rápida incluían camisas de manga corta con botones, ahora los empleados pueden llevar polos más cómodos y transpirables, e incluso los colegios se han sumado a la moda de las blusas, las americanas y las faldas plisadas, que antes eran habituales y ahora se reservan principalmente a los colegios privados. Muchos alumnos pueden elegir entre pantalones grises y negros, polos y jerseys o chaquetas de punto, para una experiencia educativa más cómoda.Selección del uniforme adecuado

¿cuántos uniformes de trabajo debo tener?

Vivimos en un país libre. ¿Verdad? Valoramos nuestra individualidad y el derecho a expresarnos. Esto incluye la elección de cómo nos vestimos, si llevamos barba o cómo llevamos el pelo. Por desgracia, esta libertad no siempre se extiende al lugar de trabajo, donde a menudo se nos obliga a cumplir códigos de vestimenta o a llevar uniformes. Una pregunta lógica, entonces, es si los empleadores actúan legalmente cuando hacen esto.

El Código del Gobierno de California permite a los empresarios exigir a los empleados «que se atengan a unas normas razonables de apariencia, aseo y vestimenta en el lugar de trabajo». Esto puede incluir la vestimenta informal de negocios, o formal de negocios, o incluso el aspecto de Silicon Valley de jeans ajustados y una sudadera con capucha.

Sin embargo, la capacidad de un empleador para aplicar y hacer cumplir un código de vestimenta está limitada por numerosas leyes estatales y federales que prohíben la discriminación en el empleo contra las clases protegidas. Algunos ejemplos son:

Los empleados tienen derecho a exigir que los empleados lleven uniforme. El Código Laboral de California especifica que no se prohíbe a un empresario «prescribir el peso, el color, la calidad, la textura, el estilo, la forma y la marca de los uniformes que deben llevar sus empleados». Además, la Comisión de Bienestar Industrial ha detallado que los uniformes incluyen «prendas y accesorios de diseño o color distintivo».