Directivos de una empresa

Tipos de gestores

Este artículo necesita citas adicionales para su verificación. Por favor, ayude a mejorar este artículo añadiendo citas de fuentes fiables. El material sin fuente puede ser cuestionado y eliminado.Buscar fuentes:  «Alta dirección» – noticias – periódicos – libros – scholar – JSTOR (diciembre de 2019) (Aprende cómo y cuándo eliminar este mensaje de la plantilla)

La alta dirección, la dirección ejecutiva, la alta dirección, o una dirección es generalmente individuos en el nivel más alto de la gestión de una organización que tienen las tareas diarias de la gestión de esa organización – a veces una empresa o una corporación.

Los directores ejecutivos tienen poderes ejecutivos delegados en ellos con y por la autoridad de un consejo de administración y/o los accionistas. Por lo general, existen niveles superiores de responsabilidad, como un consejo de administración y los propietarios de la empresa (accionistas), pero se centran en la gestión de la dirección ejecutiva o superior en lugar de en las actividades cotidianas de la empresa. La dirección ejecutiva suele estar formada por los jefes de las unidades de producto y/o geográficas de una empresa y por ejecutivos funcionales como el director financiero, el director de operaciones y el director de estrategia[1] En la gestión de proyectos, la alta dirección autoriza la financiación de los mismos[2].

Lista de cargos en una empresa de mayor a menor

Los directivos conforman la cultura de sus equipos y lugares de trabajo de innumerables maneras. Tienen que desempeñar un papel tanto administrativo como de liderazgo. Y requieren un conjunto de habilidades diversas para tener éxito. Pero, ¿qué hace exactamente un directivo? Estos son los requisitos fundamentales del trabajo del directivo y por qué estas habilidades son críticas para el éxito en las organizaciones actuales. La gestión sigue siendo una opción profesional viable.

Las organizaciones son jerarquías de títulos. El organigrama o la estructura de la empresa y las relaciones de los puestos y responsabilidades, de arriba abajo, pueden incluir director general, vicepresidente, director y luego gerente. Cada una de estas personas desempeña funciones distintas y fundamentales que permiten a la organización funcionar, cumplir sus obligaciones y obtener beneficios.

Cuanto más se asciende en el escalafón de la organización, más se aleja uno de las operaciones diarias y del trabajo de los empleados de la empresa. Mientras que el director general y los vicepresidentes centran más sus esfuerzos en cuestiones de estrategia, inversión y coordinación general, los gerentes se ocupan directamente de las personas que atienden a los clientes, producen y venden los bienes o servicios de la empresa y prestan apoyo interno a otros grupos.

Solución de problemas

Los malos gestores cuestan a las empresas miles de millones de dólares cada año, y tener demasiados puede hundir una empresa. La única defensa contra este problema es un buen ataque, porque cuando las empresas se equivocan en estas decisiones, nada lo arregla. Sin embargo, las empresas que aciertan y contratan a los directivos en función del talento prosperan y obtienen una importante ventaja competitiva.

Para que esto ocurra, las empresas deben exigir sistemáticamente que cada equipo de su plantilla tenga un gran gestor. Al fin y al cabo, la raíz de la variabilidad del rendimiento se encuentra en la propia naturaleza humana. Los equipos se componen de individuos con necesidades divergentes relacionadas con la moral, la motivación y la claridad, todo lo cual conduce a diferentes grados de rendimiento. Nada menos que grandes gestores pueden maximizarlos.

Es importante señalar que otras dos de cada diez personas presentan algunas características de talento directivo básico y pueden funcionar a un alto nivel si su empresa invierte en planes de formación y desarrollo para ellos. Al estudiar el talento directivo en funciones de supervisión en comparación con la población general, encontramos que las organizaciones han aprendido a mejorar ligeramente las probabilidades de encontrar directivos con talento. Casi uno de cada cinco (18%) de los que actualmente desempeñan funciones directivas demuestran un alto nivel de talento para dirigir a otros, mientras que otros dos de cada diez muestran un talento básico para ello. En conjunto, aportan a sus empresas un 48% más de beneficios que los directivos medios.

Gestión del tiempo

Hay tres tipos principales de directivos: los directores generales, los directores funcionales y los directores de primera línea. Los directores generales son responsables del rendimiento global de una organización o de una de sus principales subunidades o divisiones autónomas.

Los directores funcionales dirigen una función concreta o una subunidad dentro de una función. Son responsables de una tarea, actividad u operación como la contabilidad, el marketing, las ventas, la I+D, la producción, las tecnologías de la información o la logística. Los directivos de primera línea dirigen a empleados que no son directivos. Se encuentran en el nivel más bajo de la jerarquía de gestión.

Por ello, GE es una empresa multidivisional. Las empresas multidivisionales como GE tienen cuatro niveles principales de gestión: el nivel corporativo, el nivel empresarial, el nivel funcional y los directivos de primera línea. Los directores generales se encuentran en los niveles corporativo y de negocio. Los directores funcionales se encuentran dentro de las divisiones, donde dirigen funciones o subunidades dentro de esas funciones. Los gerentes de primera línea se encuentran en el fondo de las funciones gestionando equipos de empleados no directivos.