Ejemplos de bienes sustitutivos

Bienes sustitutivos y bienes complementarios

Un bien sustituto, o sustituible, en economía y en la teoría del consumidor se refiere a un producto o servicio que los consumidores consideran esencialmente igual o lo suficientemente similar a otro producto. En pocas palabras, un sustituto es un bien que puede utilizarse en lugar de otro.

Los sustitutos desempeñan un papel importante en el mercado y se consideran un beneficio para los consumidores. Ofrecen más opciones a los consumidores, que así pueden satisfacer mejor sus necesidades. Las listas de materiales suelen incluir piezas alternativas que pueden sustituir a la pieza estándar si ésta se destruye.

Cuando los consumidores toman decisiones de compra, los sustitutos les proporcionan alternativas. Los sustitutos se producen cuando hay al menos dos productos que pueden utilizarse para el mismo fin, como un iPhone frente a un teléfono Android. Para que un producto sea sustituto de otro, debe compartir una relación particular con ese bien. Esas relaciones pueden ser estrechas, como una marca de café con otra, o algo más alejadas, como el café y el té.

Dar a los consumidores más posibilidades de elección ayuda a generar competencia en el mercado y, en consecuencia, a bajar los precios. Aunque esto puede ser bueno para los consumidores, puede tener el efecto contrario en los resultados de las empresas. Los productos alternativos pueden mermar la rentabilidad de las empresas, ya que los consumidores pueden acabar eligiendo uno más que otro o ver diluida su cuota de mercado.

Ejemplos de bienes sustitutivos y complementarios

Los bienes sustitutivos (o simplemente sustitutos) son productos que satisfacen un deseo común y los bienes complementarios (simplemente complementos) son productos que se consumen conjuntamente. La demanda de los sustitutos de un producto aumenta y la de sus complementos disminuye si el precio del producto aumenta.

Uno de los determinantes de la demanda, es decir, los factores que pueden provocar un desplazamiento de la curva de demanda de un producto, es el precio de los bienes conexos. En general, existen dos tipos de bienes relacionados: el bien o los bienes que pueden consumirse en lugar del producto y el bien o los bienes que se consumen junto con el producto. El primero se denomina bien sustitutivo y el segundo es un bien complementario.

Coca-Cola y Pepsi, el iPhone y la serie Galaxy S, Nike y Adidas son algunos ejemplos de bienes sustitutivos. Si el precio de la Coca-Cola aumenta, la demanda de Pepsi debería aumentar porque muchos consumidores de Coca-Cola se pasarán a Pepsi. Del mismo modo, los precios del iPhone y del Galaxy S afectan a su demanda mutua. Dado que hay muchos fanboys que volverán a priorizar su gasto para permitirse un iPhone incluso después del aumento de precio, muchos consumidores racionales ponderarán su preferencia por un producto sobre el otro y la prima que están dispuestos a pagar.

Gráfico de bienes sustitutivos

La mayor parte de la acción en las empresas no sólo afecta a la línea de productos, sino también a los mercados de productos y servicios relacionados. Hay tres conceptos clave relacionados con la diferenciación de productos y servicios y el tipo de bienes relacionados que se ofrecen; son los bienes y servicios independientes, sustitutivos y complementarios.

Dos bienes son independientesProductos de consumo o uso no relacionados. si su consumo o uso no está relacionado. El uso de cepillos de dientes, por ejemplo, no está relacionado con el consumo o el uso de motocicletas. Los bienes independientes son bienes que no dependen en absoluto del uso del otro bien. Dado que la demanda de uno no afecta a la demanda del otro, la diferenciación de productos tiene poca repercusión en este tipo de intercambios de productos.

Gran parte de la actividad económica interesante en términos de estrategia y diferenciación proviene de los productos y servicios complementarios y sustitutivos. Bienes complementariosBienes que suelen utilizarse juntos. Cuando la demanda de un complemento aumenta, la demanda del otro bien también aumenta. suelen utilizarse juntos. Cuando aumenta la demanda de uno de ellos, por ejemplo, las hamburguesas, se produce un aumento de la demanda del otro producto, por ejemplo, las patatas fritas. Algunos ejemplos de productos y servicios complementarios son los cepillos de dientes y la pasta dentífrica, los ordenadores personales y los monitores, los servicios de viajes y los sistemas de posicionamiento global, los sistemas de juegos de consola y la demanda de banda ancha, y los sistemas operativos y las suites de aplicaciones empresariales. En el caso de los joyeros de Joan, un co

Qué son los bienes sustitutivos

Todos sabemos que la demanda de un producto se ve afectada principalmente por su precio, pero hay otros factores que también pueden afectar a su demanda. Uno de estos factores es el «Precio de los bienes relacionados», donde el término «bienes relacionados» significa complementos y sustitutos. En palabras sencillas, los bienes complementarios son aquellos que se completan entre sí. Esto significa que dichos bienes se utilizan conjuntamente con otro, lo que aumenta su valor. En otras palabras, estos bienes no tienen valor cuando se consumen solos.

Por otro lado, los bienes sustitutivos son aquellos bienes que compiten entre sí. Esto significa que estos bienes pueden ser utilizados en sustitución de otro bien. La relación que representan los complementos y los sustitutos se engloba en la «demanda cruzada».

La demanda cruzada o elasticidad cruzada de la demanda, determina la capacidad de respuesta de los consumidores en la cantidad demandada de un bien, en caso de que el precio de otro bien interrelacionado aumente o disminuya, mientras que las demás cosas permanecen constantes. El signo, es decir, más o menos, desempeña un papel importante en la elasticidad cruzada de la demanda, ya que determina si los productos son complementarios o sustitutivos.