Ejemplos puntos debiles para una entrevista de trabajo

Cuál es su mayor debilidad

En la mayoría de las entrevistas de trabajo, se pedirá a los candidatos que describan sus puntos fuertes y débiles. En la preparación de una entrevista, los candidatos deben considerar cuál es la mejor manera de responder a esta pregunta para que la información sea útil para los empleadores y no perjudique sus posibilidades de ser contratados.Oferta especial

Sus puntos fuertes y débiles deben reflejar los requisitos del puesto. Asegúrese de resaltar las aptitudes que figuran en la descripción del puesto y explique cómo va a adquirir o mejorar las aptitudes fundamentales de las que carece.

En general, tus puntos fuertes deben ser habilidades que puedan reforzarse con la experiencia. Por ejemplo, si incluyes la comunicación como punto fuerte, puedes recordar una situación en la que hayas utilizado la comunicación para alcanzar un objetivo o resolver un problema.

Sus puntos débiles pueden incluir una habilidad dura establecida en la descripción del puesto, siempre que destaque su deseo de adquirir esta habilidad a través de un curso o programa. Del mismo modo, la enumeración de una habilidad blanda de la que carezca debe ir acompañada de un plan para aprender o mejorar esta habilidad.

Comunicación

A muchos nos cuesta responder a esto y acabamos señalando algo que no es realmente una debilidad, como «soy perfeccionista» o «trabajo demasiado». Pero realmente vale la pena dar una respuesta más honesta y auténtica.

«Los jefes de contratación y los reclutadores hacen la pregunta ‘¿Cuál es tu debilidad?’ para tener una buena idea de si eres consciente de ti mismo y estás comprometido con el desarrollo profesional y personal continuo», dice Leah Lambart, coach de carrera en Relaunch Me. «Nadie quiere dirigir a alguien que se cree perfecto, así que siempre es mejor admitir las debilidades en lugar de fingir que no las tienes».

Demostrar que eres consciente de tu mayor debilidad y que estás trabajando para superarla demuestra fortaleza, autoconciencia y madurez, todos ellos atributos positivos que buscan los empleadores. Asegurarse de que está preparado para esta pregunta puede ayudarle a dejar una buena impresión en su próxima entrevista.

Puntos fuertes para la entrevista de trabajo

Al prepararse para su próxima entrevista, es probable que esté revisando el listado de puestos de trabajo, repasando sus conocimientos sobre la empresa y repasando los simulacros de preguntas de la entrevista. Si es así, ya has empezado con buen pie al evitar los errores más comunes en las entrevistas.

Para muchas personas, este tipo de preguntas puede suponer entrar en aguas incómodas. Tienes que dar una respuesta sincera y perspicaz, sin presumir ni menospreciar tu persona. Si puede hacerlo con éxito, estará demostrando un grado impresionante de autoconciencia y profesionalidad a un posible empleador.

Preparar las respuestas sobre tus puntos fuertes y débiles es un buen uso del tiempo de preparación. Aunque el director de contratación no le pregunte específicamente sobre estos puntos, es probable que tenga múltiples oportunidades de incorporarlos a sus respuestas para proporcionar una descripción sincera de lo que puede ofrecer a la empresa e identificar oportunidades para mejorar sus puntos débiles.

Por supuesto, no es muy divertido reflexionar sobre tus fallos y hacer una lista de lo que no se te da bien. Pero tampoco es una gran impresión cuando el responsable de contratación te pregunta por tus puntos débiles y tú respondes con arrogancia: «No tengo ninguno».

Cuáles son tus puntos débiles ejemplos de respuestas

Si alguna vez te han hecho la pregunta «¿Cuáles son tus puntos fuertes y débiles?» en una entrevista de trabajo, probablemente hayas notado inmediatamente que tu corazón se acelera. ¿Cómo digo lo que no se me da bien sin parecer terrible y cómo digo lo que se me da bien sin presumir?  Sí, esto es difícil. Pero hay una fórmula secreta que puede ayudarte a tener éxito: Destaca una cualidad o habilidad positiva que sea necesaria para el trabajo y minimiza -pero sé sincero- los aspectos negativos.

Supongamos que dos candidatos -los llamaremos Francine y William- tienen entrevistas de trabajo para un puesto de gerente de servicio al cliente. Como siempre, una de las preguntas de la entrevista será sobre sus puntos fuertes y débiles.

La primera es Francine. Cuando le preguntan: «¿Cuáles son sus mayores puntos fuertes y débiles?». Francine responde: «Mi punto fuerte es que soy muy trabajadora. Mi debilidad es que me estreso cuando pierdo una fecha de entrega porque otra persona ha dejado caer la pelota».

Esta respuesta es poco imaginativa, una obviedad. La mayoría de la gente se considera muy trabajadora; ¿quién admitiría que no lo es? Además, la debilidad de Francine no es técnicamente una debilidad, sino que pasa la pelota: Alguien -no ella- deja caer la pelota, lo que la estresa.