Estrategia de una empresa

Cómo escribir una estrategia empresarial

La palabra «estrategia» es muy usada y abusada. Tiene su origen en la antigua terminología militar griega, lo que da pistas sobre su verdadero significado: dirigir y guiar. En un contexto empresarial, puede entenderse como la mejor manera de que una empresa cumpla su propósito y alcance su visión y objetivos.

La estrategia consiste en determinar un destino y la mejor manera de llegar a él. También consiste en ser capaz de cambiar de rumbo debido a los cambios en las circunstancias económicas, competitivas o de otro tipo. La estrategia tiene que ver con el largo plazo, con la posibilidad de realizar o no cambios y con el apetito de riesgo. No se trata de las tareas operativas del día a día, aunque puedan estar impulsadas, a veces inconscientemente, por su estrategia.

Las pequeñas empresas que funcionan bien tienen un claro sentido del propósito. Se centran en sus clientes y suelen ser las primeras en lanzar al mercado nuevas ofertas y servicios. Estos son buenos indicadores de una estrategia sólida.

Cada vez más, se exige a las pequeñas empresas que plasmen su estrategia en papel, con diversos fines, como la obtención de financiación o la obtención de una subvención. Es una buena medida, ya que da a un empresario ocupado el incentivo para crear un plan de juego a largo plazo.

Plantilla de estrategia empresarial

En el ámbito de la gestión, la gestión estratégica consiste en la formulación y aplicación de los principales objetivos e iniciativas adoptadas por los directivos de una organización en nombre de las partes interesadas, sobre la base de la consideración de los recursos y la evaluación de los entornos internos y externos en los que opera la organización[1][2][3][4] La gestión estratégica proporciona una dirección general a una empresa e implica la especificación de los objetivos de la organización, el desarrollo de políticas y planes para alcanzar esos objetivos y, a continuación, la asignación de recursos para aplicar los planes[5]. [Los académicos y los gestores en activo han desarrollado numerosos modelos y marcos para ayudar a la toma de decisiones estratégicas en el contexto de entornos complejos y dinámicas competitivas[6]. La gestión estratégica no es estática por naturaleza; los modelos suelen incluir un bucle de retroalimentación para supervisar la ejecución e informar de la siguiente ronda de planificación[7][8][9].

La estrategia corporativa implica responder a una pregunta clave desde una perspectiva de cartera: «¿En qué negocio deberíamos estar?» La estrategia empresarial implica responder a la pregunta: «¿Cómo vamos a competir en este negocio?»[11][12]

Ejemplo de estrategia empresarial

No es más que un plan maestro que la dirección de una empresa pone en práctica para asegurar una posición competitiva en el mercado, llevar a cabo sus operaciones, complacer a los clientes y alcanzar los fines deseados de la empresa.

En el ámbito empresarial, es el esbozo a largo plazo de la imagen, la dirección y el destino deseados de la organización. Es un esquema de intención y acción empresarial, que se planifica cuidadosamente y se diseña con flexibilidad con el fin de:

Una estrategia empresarial es un conjunto de movimientos y acciones competitivas que una empresa utiliza para atraer clientes, competir con éxito, reforzar el rendimiento y alcanzar los objetivos de la organización. Esboza cómo debe llevarse a cabo la actividad empresarial para alcanzar los fines deseados. La estrategia empresarial dota a la alta dirección de un marco integrado para descubrir, analizar y explotar las oportunidades beneficiosas, percibir y hacer frente a las amenazas potenciales, aprovechar al máximo los recursos y los puntos fuertes y contrarrestar los puntos débiles.

En las empresas, siempre es necesario contar con múltiples estrategias en varios niveles, ya que una sola estrategia no sólo es inadecuada, sino también incorrecta. Por lo tanto, una estructura empresarial típica siempre posee tres niveles.

Estrategia empresarial pdf

Para construir una cartera equilibrada y reavivar el crecimiento, las empresas deben calibrar con precisión su actual combinación de activos, capacidades y procesos. Combinamos nuestra experiencia en la asignación de recursos, la mejora del rendimiento, las fusiones y adquisiciones y las desinversiones para fortalecer las empresas y crear un valor sostenible. Nuestra rigurosa metodología y nuestras herramientas patentadas ayudan a nuestros clientes a planificar y ejecutar movimientos de cartera audaces, ágiles y decisivos.

Nuestras investigaciones a lo largo de 70 años sugieren que el crecimiento viene determinado de forma abrumadora por los mercados en los que las empresas deciden competir. Por ello, identificar las tendencias adecuadas y realizar los grandes movimientos para capitalizarlas es fundamental para el éxito. Sin embargo, muchas empresas gestionan de forma pasiva sus carteras mediante una revisión anual, en gran medida financiera, de un único presupuesto global y pasan por alto las oportunidades a nivel de segmento dentro de la cartera de negocios existente y más allá.

Ayudamos a nuestros clientes a mejorar el rendimiento de su cartera actual y a identificar oportunidades de crecimiento en nuevas áreas de negocio. También ayudamos a identificar las áreas en las que podrían necesitar recortes o desinversiones.