Finiquito por excedencia voluntaria

Baja voluntaria o dimisión

Los empleados pueden necesitar una baja laboral por motivos de salud o familiares. La ley puede prohibir a la empresa despedir a un empleado por haber cogido una excedencia.

Una «excedencia» es un periodo de tiempo prolongado (por ejemplo, unos días, una semana, un mes) durante el cual el empleado se ausenta del trabajo. El empleado se ausenta por un problema de salud personal o de un familiar. Otros motivos para tomar una excedencia son la atención a un fallecimiento o una emergencia familiar. Además, las empleadas pueden pedir una excedencia cuando están embarazadas y cuando cuidan de un recién nacido.

Muchas empresas proporcionan un manual de empleo a sus empleados cuando empiezan a trabajar. Los manuales de los empleados o los acuerdos de empleo contienen disposiciones que abordan el tiempo de ausencia del trabajo. Estas disposiciones incluyen las políticas de baja por enfermedad del empleador (pagada y no pagada), las vacaciones y el tiempo libre pagado. Estas disposiciones son elaboradas por la empresa, como parte de sus beneficios para los empleados. Los empleadores conceden permisos en virtud de las disposiciones de estas políticas.

Leyes de despido de empleados

Un empleado permanente puede solicitar una excedencia sin sueldo para la adopción de un hijo por un período no superior a un año. El empleado deberá justificar su solicitud. Véase el Código de Gobierno (GC) sección 19991.6.

De acuerdo con la sección 19991.6 del CG, «Durante una emergencia militar estatal y con sujeción a las normas del departamento, una autoridad nominadora puede conceder una licencia sin sueldo a un empleado permanente o en período de prueba bajo su jurisdicción para:

Sujeto a las disposiciones del MOU, un empleado puede solicitar una LOA informal sin paga (tratada como muelle) que no exceda de 11 días laborables en un período de pago de 22 días o 10 días laborables en un período de pago de 21 días.

Excedencia voluntaria por desempleo

El Tribunal Supremo declara que, tras una excedencia voluntaria común, el trabajador que intenta reincorporarse cuando la actividad de la empresa ha desaparecido en su totalidad, no tiene derecho a la indemnización por despido; ya que no es lo mismo perder un puesto de trabajo, que el derecho a cubrir una vacante en la empresa en la que se han prestado servicios.

Un trabajador se encontraba en situación de excedencia voluntaria desde agosto de 2010, con fecha límite el 1 de diciembre de 2013. El 1 de septiembre de 2013, y antes del plazo de la excedencia, dicho trabajador solicita el reingreso en la empresa. Pero ésta le dice que no puede ser readmitido por haber desaparecido y estar dado de alta en la Tesorería General de la Seguridad Social.

El trabajador plantea entonces una reclamación por despido, solicitando la nulidad del mismo y la correspondiente indemnización, al considerar que el contrato debería haberse extinguido por el procedimiento establecido para las causas económicas.

La demanda es desestimada tanto en la instancia como en suplicación, ya que tanto el juzgado de lo social como el Tribunal Superior de Justicia entienden que la empresa no puede ofrecer un puesto de trabajo, al estar inactiva desde el año anterior a la solicitud y que el trabajador no tiene derecho a obtener una indemnización al no existir tal derecho cuando la ausencia de vacante se debe a la desaparición de la empresa.

Formulario de excedencia de edd

Las excedencias pueden clasificarse como «formales» o «informales» a efectos del Seguro de Desempleo. El Título 22 define una excedencia «verdadera» como una excedencia que no pone fin a la relación laboral. Sin embargo, el demandante y el empresario suelen referirse a una excedencia «verdadera» como una excedencia «formal», lo que significa que se han cumplido todas las formalidades de una excedencia verdadera. En esta sección se utilizan indistintamente los términos «excedencia formal» y «verdadera». Una excedencia formal, o verdadera, no rompe la relación laboral, pero una excedencia «informal» sí.

Cualquier situación que se produzca después de la presentación de la reclamación, como la no reincorporación al empleo al final de la excedencia, puede plantear una cuestión de elegibilidad en virtud de otras secciones del Código, pero no planteará otra cuestión en virtud del artículo 1256.

Si durante o al término de una verdadera excedencia el empresario sustituye, despide o despide a un empleado, o si el empresario no devuelve al empleado a su trabajo al término de la excedencia y, por tanto, lo despide, existe un despido o una baja en el momento de dicha acción.