Funciones de la direccion

Función de la comunicación

Hemos definido la gestión como un proceso para alcanzar los objetivos de la organización. Un proceso es un conjunto de actividades continuas e interrelacionadas. En curso significa que las actividades no se realizan de forma lineal, paso a paso, donde la responsabilidad pasa de una actividad a la siguiente. Por el contrario, las actividades continúan a medida que se inician otras nuevas. Interrelacionado significa que los resultados de cada actividad influyen en las demás actividades y tareas. Es responsabilidad de la dirección velar por que las actividades esenciales se realicen de forma eficiente (de la mejor manera posible) y eficaz (haciendo lo correcto).

Funciones de gestión con ejemplos

Los directivos alcanzan las metas y objetivos de la organización con y a través de las personas que la componen. Para lograr estos objetivos de forma eficaz y eficiente, los directivos desempeñan cuatro funciones clave:

La planificación es la primera de las cuatro funciones directivas. La planificación define y determina los objetivos estratégicos, tácticos y operativos de una organización, departamento o equipo. Decidir la dirección futura es una actividad básica de las funciones de gestión.

Organizar determina la división del trabajo de una organización en departamentos y equipos específicos, así como qué tareas se van a realizar, quién las va a hacer y cómo se van a agrupar. La organización también abarca la decisión de la cadena de mando formal, los procesos operativos, las estructuras de información y la autoridad para tomar decisiones que se utilizará.

Para garantizar una competitividad continua, como directivo se espera que utilice sus habilidades organizativas para reestructurar y mantener un departamento o equipo más eficiente y productivo. Se espera que coloque a las personas adecuadas con las habilidades adecuadas en las funciones adecuadas en el momento adecuado para lograr la máxima productividad y rendimiento.

10 funciones de la gestión

Se suele entender que estas funciones se desarrollan en un orden gradual. En primer lugar, un directivo planifica un curso de acción y organiza los recursos necesarios. A continuación, dirige el proyecto asignando funciones y motivando a los demás. Por último, gestiona el proyecto a medida que avanza y realiza los ajustes necesarios.

Por supuesto, para un gestor que maneja varios proyectos, es habitual que estas funciones se enreden y no sean del todo lineales. Por eso, a menudo es bueno dar un paso atrás y recordar las principales funciones de gestión para asegurarse de que está contribuyendo al éxito de su equipo de la manera más eficaz posible.

Las cuatro funciones de gestión no son siempre actividades mutuamente excluyentes. Más bien, son el conjunto de responsabilidades que los directivos deben asegurarse de satisfacer plenamente al tomar cualquier decisión.

Por ejemplo, un directivo no puede crear un plan coherente sin saber cómo organizar los recursos y delegar al personal. El plan debe incluir necesariamente la forma en que pretende dirigir al equipo y cómo medirá si se han cumplido los objetivos y controlará las contingencias.

Funciones y comportamiento de los directivos

Un directivo lleva muchos sombreros. No sólo es un líder de equipo, sino que también es un planificador, organizador, animador, entrenador, solucionador de problemas y tomador de decisiones, todo en uno. Y éstas son sólo algunas de las funciones de un directivo.

Además, las agendas de los directivos suelen estar repletas. Tanto si están ocupados con reuniones de empleados, problemas inesperados o sesiones de estrategia, los directivos suelen tener poco tiempo libre en sus calendarios. (¡Y eso sin contar con la respuesta al correo electrónico!)

No todo el mundo puede ser directivo. Para ayudar a otros empleados a ser más productivos se necesitan ciertas habilidades, o capacidades para traducir los conocimientos en acciones que den como resultado el rendimiento deseado. Estas habilidades se engloban en las siguientes categorías:

Los educadores empresariales y de gestión están cada vez más interesados en ayudar a las personas a adquirir habilidades técnicas, humanas y conceptuales, y a desarrollar competencias específicas, o habilidades especializadas, que contribuyan a un alto rendimiento en un trabajo de gestión. A continuación se exponen algunas de las habilidades y características personales que la American Assembly of Collegiate Schools of Business (AACSB) insta a las escuelas de negocios a ayudar a sus estudiantes a desarrollar.