Marketing de los sentidos

Ejemplos de marketing sensorial olor

El marketing sensorial es un tipo de marketing que apela a todos los sentidos en relación con la marca. Utiliza los sentidos para relacionarse con los clientes a nivel emocional. Las marcas pueden forjar asociaciones emocionales en la mente de los clientes apelando a sus sentidos. Una experiencia de marca multisensorial genera ciertas creencias, sentimientos, pensamientos y opiniones para crear una imagen de marca en la mente del consumidor[1].

El branding sensorial se utiliza para relacionarse con el cliente de una forma más personal que el marketing de masas. Es una técnica que hace lo que las formas tradicionales de publicidad no pueden[2]. Se utiliza en el diseño de tiendas, revistas, salas de exposición, stands de ferias, centros de servicio y sedes corporativas[3] Una experiencia multisensorial se produce cuando se apela al cliente mediante dos o más sentidos.

Aradhna Krishna (2011), ha dado un marco conceptual del Marketing Sensorial, según el cual el proceso de marketing sensorial comienza con la presencia de estímulos en el entorno de compra del cliente; estos estímulos son luego absorbidos por las cinco sensaciones del consumidor que son la Visual, Atmosférica, Táctil, Auditiva y Gastronómica. La información recibida por las sensaciones es procesada por el cerebro, lo que ayuda a desarrollar una percepción en la mente del cliente; esta percepción puede dar lugar a un aprendizaje emocional o a una cognición. La cognición se refiere al proceso mental de aprendizaje y comprensión a través de los sentidos, la experiencia y el proceso de pensamiento. El aprendizaje emocional y cognitivo afecta a su vez a las actitudes, el aprendizaje, el comportamiento, las emociones y la memoria del cliente y altera la información almacenada en ellos. [6]

Significado del marketing sensorial

Los ejemplos más famosos van desde el icónico sonido de una lata de Coca-Cola al abrirse y verter la bebida sobre un vaso con cubitos de hielo, hasta la inconfundible fragancia «Fierce No. 8», extendida por todas las tiendas de Abercrombie & Fitch, en la ropa y más allá de las puertas de entrada.

Viajar y alojarse en un hotel -ya sea por negocios o por placer- es la experiencia por excelencia y sin duda toca nuestras emociones. Por tanto, la comercialización de los sabores, los olores, el tacto, la vista y el sonido de un viajero contribuye en gran medida a crear recuerdos poderosos y representa una verdadera oportunidad para que los expertos en hostelería desarrollen la fidelidad de los clientes.

Cualquiera que desee reservar un hotel hoy en día va a querer ver el aspecto del establecimiento antes de completar su reserva. Por lo tanto, es necesario publicar fotos de alta calidad en el sitio web, en las redes sociales y en otros materiales de marketing, pero no es suficiente. También hay que apelar al sentido visual mediante textos descriptivos, fuentes limpias, una paleta de colores vibrantes y un diseño atractivo en general. Por último, según Tambourine, 2 de cada 3 viajeros verán un vídeo sobre un establecimiento hotelero mientras están reservando su viaje. Por tanto, invertir en este material, a veces costoso, puede marcar la diferencia.

Marketing sensorial pdf

Cuando se entra en una panadería, el mero olor que sale del horno suele ser suficiente para incentivar a los clientes a comprar dulces. Las imágenes, los sonidos y los olores del mercado moderno rara vez son accidentes. Más bien son herramientas de una estrategia de marketing psicológico en evolución llamada «marketing sensorial», diseñada para ganar su lealtad y, sobre todo, su dinero.

El ámbito del marketing psicológico conocido como «marketing sensorial» es una táctica publicitaria que pretende apelar a uno o más de los cinco sentidos humanos de la vista, el oído, el olfato, el gusto y el tacto para crear una asociación emocional con un producto o una marca específicos. Una estrategia exitosa de branding sensorial se basa en ciertas creencias, sentimientos, pensamientos y recuerdos para crear una imagen de marca en la mente del cliente. Por ejemplo, si el olor de las especias de calabaza en octubre le hace pensar en Starbucks, no es casualidad.

El branding sensorial se remonta a la década de 1940, cuando los profesionales del marketing empezaron a explorar el papel de la vista en la publicidad. En aquella época, las principales formas de publicidad visual eran los carteles impresos y las vallas publicitarias, y la investigación se centraba en los efectos de los distintos colores y tipos de letra en ellos. Cuando la televisión empezó a llegar a casi todos los hogares estadounidenses, los anunciantes comenzaron a apelar al sentido del sonido de los consumidores. Se cree que el primer anuncio de televisión con un «jingle» pegadizo es un anuncio del limpiador Ajax de Colgate-Palmolive, emitido en 1948.

Marketing sensorial

Es posible que hayas aprendido sobre nuestros cinco sentidos en la escuela primaria, probablemente el mismo día en que tu profesor habló de la suma o la resta con dos dígitos (en serio, revisa tus notas, lo verás ahí). Aunque se trata de una información útil, ¿sabías que hay una industria que aprovecha el uso de todos los sentidos posibles para atraerte?

No, no son los sitios web de citas. Los vendedores de hoy en día intentan utilizar el mayor número de sentidos posible para conseguir que los consumidores compren y recuerden sus productos. Cuantos más sentidos se utilicen, mayor será la tasa de retención que se produzca.

Esto es lo que vemos inicialmente sobre el producto de inmediato. Es posiblemente el sentido más fácil de comercializar, ya que revisamos automáticamente el producto sin poner ningún pensamiento consciente en ello. ¿Qué color o tamaño tiene? ¿Cómo es el estilo? ¿Hay algo que guste o que pueda ofender a los clientes?

Todas estas preguntas tienen que ser resueltas antes de que llegue a las estanterías para que lo compremos. Para asegurarse de que el envase de un producto es el adecuado para atraer a los clientes, los responsables de marketing organizan pequeños grupos de discusión con varias opciones diferentes que están considerando. La opción que recibe los mejores comentarios es la ganadora y, por tanto, la que llegará a las estanterías de las tiendas.