Motivación intrínseca y extrínseca

Ejemplos de motivación intrínseca

El dinero no es el motivador más poderoso o eficaz.    En los años 70, el psicólogo Edward Deci realizó un experimento en el que demostró que incentivar a los estudiantes con dinero para que resolvieran rompecabezas hacía que estuvieran menos interesados en trabajar en ellos después de recibir el pago. Mientras tanto, otro grupo de estudiantes a los que no se les había ofrecido dinero, trabajaban en los rompecabezas durante más tiempo y con más interés. El trabajo de Deci descubrió la poderosa y significativa diferencia entre la motivación extrínseca, la que proviene de fuentes externas, y la motivación intrínseca, la que proviene de uno mismo.

Entonces, ¿cómo se consigue esa motivación intrínseca? Daniel Pink, en su libro Drive, enumera tres elementos de la fórmula de la motivación: autonomía, dominio y propósito. En situaciones en las que las personas reciben una remuneración justa, este trío nos impulsa, compromete y estimula a hacer nuestro mejor trabajo.

Deci, y su colega Richard Ryan, han seguido explorando la naturaleza de la llamada teoría de la autodeterminación, una teoría de la motivación que tiene en cuenta las necesidades psicológicas de las personas. En un estudio sobre trabajadores de un banco de inversión, descubrieron que los directivos que ofrecían «apoyo a la autonomía», es decir, que ayudaban a los empleados a progresar ofreciéndoles una retroalimentación significativa, la posibilidad de elegir cómo hacer las cosas y el estímulo, daban lugar a una mayor satisfacción en el trabajo y a un mejor rendimiento laboral.

Similitudes entre la motivación intrínseca y la extrínseca

La motivación intrínseca consiste en realizar una actividad porque es agradable. Puede que la encuentres divertida o desafiante. Realizas la actividad por sí misma, no porque vayas a obtener recompensas externas evidentes o motivadores extrínsecos. La sensación de hacer la tarea en sí es la recompensa.

Piensa en lo que haces en la vida cotidiana y que realizas por puro placer. Si estás leyendo este artículo por interés y curiosidad, y disfrutas aprendiendo más sobre el tema, entonces estás intrínsecamente motivado.

La motivación extrínseca se refiere a hacer algo no porque lo disfrutes, sino porque quieres ganar recompensas extrínsecas o evitar un castigo.  Este tipo de motivación es exactamente lo contrario de la motivación intrínseca.

El uso de la motivación extrínseca para impulsar el comportamiento humano es omnipresente en la vida cotidiana. Si estás leyendo este artículo porque necesitas la información para preparar un examen o escribir un trabajo, estás motivado extrínsecamente.

Por ejemplo, puedes estar estudiando psicología porque te gusta aprender sobre este tema, pero también quieres sacar buenas notas. Por lo tanto, estudias mucho debido a los incentivos intrínsecos y extrínsecos. Por lo tanto, tienes tanto motivación intrínseca como extrínseca para aprender.

La motivación intrínseca y extrínseca en el comportamiento del consumidor

Cuando uno se embarca en un viaje de salud, es importante tomarse un tiempo para reflexionar y explorar cuáles son las principales cosas que le motivan. ¿Quiere mejorar sus niveles de energía y sentirse seguro de sí mismo? O tal vez sean su familia y las personas que le rodean las que le animan a hacer cambios saludables.

Son preguntas interesantes que giran en torno a la idea de qué nos motiva, o «por qué hacemos lo que hacemos». Los psicólogos han determinado dos tipos de motivación que explican nuestros comportamientos y la forma en que perseguimos los objetivos: intrínseca (desde el interior) y extrínseca (desde el exterior).

La motivación intrínseca es la que nos lleva a realizar una actividad o un comportamiento para obtener una recompensa o evitar un castigo. No elegimos hacer la actividad porque la disfrutemos o la encontremos gratificante, sino porque ganaremos algo a cambio o evitaremos algo desagradable.

Ejemplos de recompensas y motivadores extrínsecos son cosas como una bonificación monetaria o un aumento de sueldo en el trabajo si alcanzamos objetivos clave específicos, competir en competiciones deportivas para conseguir trofeos, llegar al trabajo a tiempo para no recibir una reprimenda del director o perder peso para tener mejor aspecto con nuestra ropa.

Diferencia entre motivación intrínseca y extrínseca

Cuando pensamos en la motivación, lo primero que nos viene a la mente es su origen: interno o externo. La motivación intrínseca puede describirse mejor como un comportamiento dirigido por recompensas internas. Por el contrario, la motivación extrínseca se refiere a la motivación basada en las necesidades externas de una persona, como el dinero, la posición, las calificaciones, etc.

La motivación puede entenderse como la fuerza invisible que mueve, activa o empuja a las personas y las hace actuar. Es algo que incita a una persona a la acción y le hace continuar el curso de la acción con entusiasmo, para lograr los objetivos deseados.

SignificadoLa motivación intrínseca es la que proviene del interior de la persona, en función de sus necesidades personales y del disfrute de cualquier tarea.

La motivación intrínseca es aquella en la que el comportamiento de la persona se motiva a partir de un deseo interno de hacer o lograr algo, por su propio bien. Se inicia a partir de los sentimientos de logro, satisfacción y realización en lugar de cualquier incentivo externo, presión, plazo, etc.