Organigrama vertical de una empresa

Tipos de estructura organizativa horizontal

Una estructura organizativa es un sistema que describe cómo se dirigen determinadas actividades para alcanzar los objetivos de una organización. Estas actividades pueden incluir normas, funciones y responsabilidades.

La estructura organizativa también determina cómo fluye la información entre los niveles de la empresa. Por ejemplo, en una estructura centralizada, las decisiones fluyen de arriba abajo, mientras que en una estructura descentralizada, el poder de decisión se distribuye entre varios niveles de la organización.

Empresas de todas las formas y tamaños utilizan mucho las estructuras organizativas. Definen una jerarquía específica dentro de una organización. Una estructura organizativa exitosa define el trabajo de cada empleado y cómo encaja en el sistema general. En pocas palabras, la estructura organizativa establece quién hace qué para que la empresa pueda cumplir sus objetivos.

Esta estructuración proporciona a la empresa una representación visual de cómo está formada y cómo puede avanzar mejor en la consecución de sus objetivos. Las estructuras organizativas se ilustran normalmente en algún tipo de gráfico o diagrama como una pirámide, donde los miembros más poderosos de la organización se sientan en la parte superior, mientras que los que tienen menos poder están en la parte inferior.

Cómo funciona la autoridad en la estructura organizativa vertical

La estructura organizativa vertical es una estructura jerárquica estricta en la que el poder emana desde arriba hacia abajo. Con una cadena de mando bien definida, las decisiones suelen pasar de arriba a abajo, capa por capa, y las personas de abajo son las que menos autonomía tienen. En la estructura, cada persona es supervisada por la que está directamente por encima de ella. Los empleados pueden controlar claramente sus funciones y deberes.

Las organizaciones de estructura vertical tienen líneas de autoridad claras, con una toma de decisiones más rápida y una mejor designación de tareas a los empleados. Los empleados de una estructura vertical tienen funciones y responsabilidades bien definidas, lo que reduce la ambigüedad de los deberes y fomenta una alta eficiencia productiva. Para los empleados que buscan una promoción laboral, hay un camino claro para la planificación de la carrera. Los empleados están motivados para trabajar duro para alcanzar un nivel superior.

La estructura organizativa vertical también tiene muchas desventajas. Debido a la falta de autonomía, los empleados de abajo pueden tener muchas limitaciones para compartir sus ideas constructivas o propuestas creativas. La estructura vertical suele ser rígida, lo que puede impedir que la empresa acepte conceptos innovadores y atraparla en técnicas anticuadas. Además, debido a los múltiples niveles de poder, se tardará más tiempo en responder a un problema o en aplicar las decisiones.

Gestión de la matriz

Un organigrama funcional descendente refleja una estructura empresarial tradicional. Esta estructura muestra a la C-Suite en la cúspide, seguida de otros altos cargos, mandos intermedios, etc. La estructura se divide en departamentos tradicionales como

En esta estructura organizativa, los empleados con habilidades y especializaciones similares se agrupan. Sin embargo, a menudo sufren la falta de visibilidad y comunicación con otros departamentos.

Un organigrama divisional refleja una empresa organizada a lo largo de una línea de productos o una geografía específica. Por ejemplo, en una empresa automovilística las divisiones pueden representar a los SUV, las berlinas y los coches eléctricos. Cada división tiene su propia estructura funcional, como la informática y el marketing.

Una estructura organizativa matricial puede facilitar una comunicación mejor y más abierta y crear un entorno de trabajo flexible y dinámico que permita desplazar fácilmente los recursos allí donde se necesiten, pero también puede crear confusión y frustración con el duelo de prioridades y supervisores.

Diferencia entre estructura organizativa vertical y horizontal

Un organigrama es un diagrama que transmite visualmente la estructura interna de una empresa detallando las funciones, responsabilidades y relaciones entre los individuos de una entidad. Los organigramas se denominan alternativamente «organigramas» u «organigramas».

Los organigramas muestran gráficamente el estatus jerárquico de un empleado en relación con otros individuos dentro de la empresa. Por ejemplo, un director adjunto estará invariablemente justo debajo de un director en el organigrama, indicando que el primero depende del segundo. Los organigramas utilizan símbolos sencillos, como líneas, cuadrados y círculos, para conectar los distintos puestos de trabajo que se relacionan entre sí.

Independientemente de la estructura de una organización, los organigramas son extraordinariamente útiles cuando una entidad se plantea reestructurar su plantilla o cambiar su complejo de gestión. Lo más importante es que los organigramas permiten a los empleados ver de forma transparente cómo encajan sus funciones en la estructura general de la empresa.

El modelo más común sitúa a los individuos de mayor rango en la cima del organigrama y coloca a los de menor rango por debajo de ellos. Las jerarquías organizativas suelen depender del sector, la ubicación geográfica y el tamaño de la empresa.