Que hacer cuando tu jefe no te quiere

Cuando no le gustas a tu jefe citas

Las investigaciones demuestran que la relación con tu jefe es uno de los factores más importantes de tu experiencia laboral. ¿Pero qué ocurre si sospechas que no le gustas a tu jefe? En primer lugar, considera la posibilidad de que la desconexión se deba a que no confía en ti. Si tu jefe no confía en ti, es probable que pierdas oportunidades de trabajo o que sufras la microgestión. Puedes intentar rectificar la injusta valoración de tu jefe aclarando sus expectativas, aumentando su confianza en tu capacidad y haciendo que se sienta más seguro de que vas a cumplir. Si tu jefe confía en ti pero parece que no le gustas, deja de hablar y empieza a escuchar. Haz que tu jefe conozca el mundo a través de sus ojos y poco a poco empezarás a ver cómo se abre a ti. Si la relación con tu jefe no está donde te gustaría, no pierdas la esperanza. Cambia tu enfoque y comprueba si puedes establecer una conexión.

¿Tienes la sensación de que tu jefe y tú no congeniáis?  ¿Estás desconcertado por qué tu jefe parece interactuar sin esfuerzo con tus colegas pero luego te evita o actúa como si no estuvieras allí? ¿Le preocupa que no confíe en usted o, peor aún, que no le guste? Antes de ponerte nervioso, tómate un momento para evaluar lo que realmente está pasando e identificar lo que está causando la tensión en tu relación. Una vez que lo hagas, podrás elaborar un plan específico para mejorar las cosas.

Mi jefe me odia pero no me despide

Lo más probable es que a lo largo de tu carrera tengas al menos un jefe al que no le gustes ni confíes. Si no actúas pronto para corregir la percepción negativa que tienen de ti, es casi imposible remontar. Así que asegúrate de buscar cualquier señal de advertencia que indique que el jefe piensa que no encajas en el equipo, como por ejemplo si se vuelve muy prescriptivo en sus orientaciones, empieza a interrumpirte en las reuniones o te hace evaluaciones de rendimiento negativas. Actúa rápidamente para recuperar su confianza preguntando qué has hecho mal y qué deberías hacer de forma diferente la próxima vez. A continuación, tómate el tiempo necesario para reflexionar sobre lo que les provocó en primer lugar. A menudo, se trata de no entender las prioridades de tu jefe o cómo le gusta hacer el trabajo. Pregúntale directamente a tu jefe y observa también sus señales no verbales para ver qué valora y qué le irrita.

En este caso, si no actúas pronto para corregir esta percepción negativa, es casi imposible que puedas remontar. Una vez que se te encasille como un problema o una mala adaptación al equipo, será difícil que tu jefe vea el buen trabajo que haces. Tus defectos consumirán su atención. Esto podría acabar con el estancamiento de tu carrera o incluso con tu despido.

Señales de que tu jefe quiere que renuncies

La relación con tu jefe es un indicador importante de tu experiencia en el trabajo. Las buenas relaciones aumentan la probabilidad de que recibas tareas interesantes, comentarios significativos y reconocimiento por tus contribuciones. Las malas relaciones significan, bueno, todo lo contrario. Si tu relación con tu jefe es espinosa, gélida, distante o tensa, tu trabajo -y tu carrera- se verán sin duda afectados. La buena noticia es que hay medidas que puedes tomar para mejorar las cosas.

En primer lugar, considera el origen de los sentimientos de tu jefe. Para hacerlo bien, trata de ignorar el escozor emocional de sentirse disgustado y céntrate en comprender desapasionadamente lo que está pasando. Antes de llegar a la conclusión de que no le gustas a tu jefe, explora la posibilidad de que estés atribuyendo falsamente lo que es sólo un comportamiento acosado y estresado como un desprecio hacia ti personalmente. Confía en uno o dos compañeros de equipo para ver si validan tus preocupaciones, o si pueden tranquilizarte diciéndote que todo está bien.

A mi jefe no le gusta mi personalidad

Alison Doyle es una de las principales expertas en carreras profesionales del país y ha asesorado tanto a estudiantes como a empresas sobre prácticas de contratación. Ha concedido cientos de entrevistas sobre el tema para medios como The New York Times, BBC News y LinkedIn. Alison fundó CareerToolBelt.com y ha sido una experta en este campo durante más de 20 años.

¿Sientes que no le gustas a tu jefe? ¿Esto le dificulta el trabajo? A veces puedes cambiar la situación y mejorar la relación con tu jefe, pero otras veces no. Además de los métodos obvios, esto es lo que debes hacer cuando tienes una mala relación con tu supervisor.

Hay algunas medidas que puedes tomar si sientes que tu jefe no te quiere. Lea a continuación las sugerencias para mejorar su relación con su jefe y pasar un rato más agradable y productivo en el trabajo.

Lo primero que hay que tener en cuenta es si eres tú el único que tiene problemas con el jefe. ¿Hay otros compañeros que dependen de tu jefe y tienen relaciones más positivas? ¿Hay algún enfoque diferente que estén adoptando o algo que puedas aprender de su actuación? Intenta pedir consejo a los que te rodean.