Tipos de contratos laborales en españa

Horas extras en españa

Si eres de un país no comunitario y quieres trabajar en España, tendrás que solicitar tu permiso de trabajo y residencia, por lo que deberás presentar un contrato de trabajo o una oferta de empleo en forma de precontrato sellado y firmado por ambas partes (o una carta escrita en papel membretado del empleador español).

Los trabajos en España deben realizarse, al menos, en unas condiciones laborales mínimas, que se describen en el Estatuto de los Trabajadores y en el convenio colectivo aplicable.

La semana laboral estándar es de 40 horas, aunque varía en función de la ocupación. El descanso semanal estándar no interrumpido es de un día y medio (dos días para los menores), aunque también varía de una ocupación a otra.

El empresario debe deducir del salario del trabajador las cotizaciones mensuales a la Seguridad Social, en la medida en que éste supere el salario mínimo anual, que ronda los 600 euros al mes. Estas cotizaciones se calculan como un porcentaje de su renta imponible. Su empresario ingresará sus cotizaciones en la Tesorería General de la Seguridad Social.

Modelo de contrato de trabajo

En general, la legislación laboral española permite la libertad de forma a la hora de realizar un contrato. Los contratos de trabajo pueden ser verbales o por escrito. No obstante, durante la vigencia de un contrato verbal, cualquiera de las partes puede exigir que el contrato verbal se reduzca a escrito. Como excepción a la libertad de forma, algunos contratos de trabajo deben celebrarse por escrito, entre otros: los contratos de trabajo temporales, los contratos que implican relaciones laborales especiales (como los relativos a abogados, altos directivos o representantes comerciales) y los contratos a tiempo parcial.

En principio, los contratos de trabajo se presumen de duración indefinida. No obstante, existe un número limitado de contratos de trabajo de duración determinada. Si el empleado continúa trabajando más allá de la duración original del acuerdo temporal, la relación se convierte en indefinida en el tiempo y el empleado tiene derecho a la indemnización estándar al finalizar el contrato.

En el caso de que no exista ninguna disposición especial en un convenio colectivo aplicable, los plazos de preaviso no pueden superar los seis meses para los trabajadores con titulación académica y para el resto de empleados. Sin embargo, el contrato de los empresarios ha establecido un periodo de prueba de un año.

España horas de trabajo por semana

El contrato de trabajo indefinido es, quizás, el documento más conocido y se otorga a aquellos que van a trabajar un horario regular para su empleador, tanto a tiempo completo como a tiempo parcial. Cubren a quienes son asalariados o trabajan por horas, y son continuos hasta que el empleado deja la empresa. Este tipo de contrato da derecho al empleado a toda la gama de beneficios y derechos laborales, definiendo sus horas de trabajo, responsabilidades y condiciones de pago.

El contrato de duración determinada es más popular entre los autónomos y contratistas, ya que establece una fecha de finalización del empleo. Por ejemplo, un contrato puede durar tres meses, seis meses o un año. El contrato puede prorrogarse, pero se establece para garantizar que el personal temporal o contratado tenga los mismos derechos que los empleados fijos.

En el contrato se especifican las fechas de contratación, así como el salario y los derechos que ya hemos mencionado anteriormente. Los que sobrepasan su contrato sin prorrogarlo se consideran entonces empleados fijos y deben presentar un preaviso si quieren dejar la empresa, de lo contrario son libres de irse en la fecha de finalización acordada.

Estatuto de los trabajadores de españa

Contratos de duración determinada: El tipo de contrato más frecuente; los contratos temporales se suelen realizar cuando el trabajo realizado es de duración incierta.

Contratos Formativos: Se utiliza para emplear a jóvenes en empresas. Este tipo de contrato se utiliza cuando el trabajador tiene un título o una cualificación profesional pero no tiene experiencia. También puede utilizarse para formar a jóvenes de entre 16 y 21 años sin cualificación formal. La duración del contrato es de seis meses a dos años y se ofrecen incentivos a los empresarios por contratar a jóvenes aprendices. Además, si se consigue un contrato indefinido al final del programa, se pueden conceder otras bonificaciones.

Contratos para discapacitados: Las empresas con más de 50 empleados están obligadas por ley a contratar a personas con discapacidad. Esto debe representar el dos por ciento de la plantilla. Existe un contrato especial para proteger los derechos de los discapacitados, además de ofrecer al empresario otras ventajas, como la reducción de las cuotas de la seguridad social.